He visitado la Clínica desde 1988, también como deportista de élite. Siempre he salido de ella aliviado: guardo muy buenos recuerdos de mis visitas. Estoy agradecido por todas las veces que me han atendido, porque han encontrado la cura justa en todas ellas. Me gusta el trato profesional de sus médicos: su diagnóstico es preciso y son claros en la descripción de lo que me ocurre, en la evolución prevista y en las alternativas terapéuticas de las que dispongo. Valoro mucho su sinceridad y su forma de tratarme; siempre han priorizado la recuperación del paciente.